Browse By

Loading...

Argentina can take it!

En 1940 el Ministerio de Información del Reino Unido emitió un cortometraje bajo el nombre London Can Take It! La película describe la vida cotidiana de los londinenses y su actitud frente a los dramáticos meses del Blitz. Día tras día, los aviones alemanes lanzaban sus bombas con el objetivo de doblegar la moral británica, desalentar a la población y así forzar una rendición inmediata.

Durante los ocho meses que duró el Blitz, entre septiembre de 1940 y mayo de 1941, los residentes de esa ciudad, lejos de ser vencidos, se despertaron cada mañana con la fortaleza y la resolución de combatir el fuego, ayudar a los damnificados y recoger los escombros de las viviendas, las fábricas y las iglesias que habían sido destruidas durante la noche para luego continuar con sus rutinas cotidianas. El cortometraje hace especial hincapié en la actitud de estos ciudadanos, "quienes, en lugar de bajar la vista, decidieron mirar hacia arriba, a un nuevo amanecer con calma y confianza".

Parecería que hoy los argentinos también vivimos bajo un ataque constante, aunque en esta oportunidad no es causado por bombas de cientos de aviones Messerschmitt y Heinkel que buscan aterrorizarnos. En su lugar, son tuits, declaraciones y actitudes de algunas personas públicas, muchas de ellas miembros de la oposición, que intentan desorientar a la sociedad. En medio de toda esta confusión parecería que se ha perdido la cohesión colectiva.

Por ejemplo, cuando Sergio Massa dice: "Macri trabaja para los ricos", poniendo como explicación la quita de retenciones a las exportaciones mineras, muestra su profundo desconocimiento sobre la realidad de esta industria en el país. Si se tomara el tiempo para analizar en profundidad los temas, se daría cuenta de que la minería actualmente, aun con la quita de las retenciones, no arroja grandes utilidades, tal como él dice. El presidente Macri y las provincias mineras han eliminado las retenciones simplemente para competir con otros países. En un reciente informe del Fraser Institute, un think tank basado en Canadá, se publicó el ranking de las peores diez jurisdicciones del mundo para invertir en minería. La provincia de Jujuy encabeza el listado; le siguen: Neuquén, Venezuela, Chubut, Afganistán, La Rioja, Mendoza, India, Zimbabue y Mozambique.

No debería sorprendernos más que sean los países desarrollados aquellos que atraen la mayor cantidad de inversiones en minería: Australia, Canadá, Estados Unidos, Finlandia, Suecia e Irlanda encabezan el ranking.

Ningún cambio es rápido ni perfecto. Lo que pocos parecen saber es que el cambio más importante que Macri ha logrado hacer en Argentina ya ocurrió y seguirá ininterrumpidamente. Me refiero al que ya irrumpió en la política y, en menor medida, en el sector privado. Hoy existe una nueva generación de argentinos que está trabajando, muchos desde la función pública, con el compromiso de hacer un país mejor hacia el futuro.

Lo que se está viviendo en el país es una grieta generacional que separa a aquellos que miran hacia el futuro y confían en no repetir los errores y los abusos del pasado de quienes, al no encontrar su lugar dentro de este nuevo paradigma, canalizan sus frustraciones a través de ataques verbales sobre el resto de la población.

Mientras tanto, millones de argentinos, como los hombres y las mujeres de Londres en 1940, salen a trabajar y a estudiar todos los días con dignidad, a pesar de la inseguridad, el tráfico y los piquetes. Como en aquella época, son estos jóvenes quienes están trabajando para sacar el país adelante. Esta nueva generación no tiene tiempo para mirar hacia atrás. El mundo de hoy se mueve a tal velocidad que de la mañana a la noche industrias enteras se convierten en obsoletas y tienen que ser reemplazadas por nuevas. Para competir no hay tiempo que perder.

El autor es director de Knightsbridge Partners y presidente del Consejo de Líderes de América Latina y el Golfo Árabe. Especialista en mercado de capitales. Licenciado en Economía y en Negocios Internacionales de Babson College.