Browse By

Loading...

“La nueva tecnología de recuperación capilar llegó para quedarse”

"Naturalmente hay problemas de estrés y trastornos alimentarios que pueden generar pérdida de cabello, pero en las estadísticas, en el sexo masculino el 98% de los casos el problema es hereditario", explica el Dr. Nicolás Lusicic, fundador de Hair Recovery y pionero en nuestro país de los tratamientos de recuperación capilar, quien asegura que 20 años de experiencia lo han convencido de que la búsqueda tratamientos para este problema ha dejado de ser un tabú.

“Hemos atendido a más de 500.000 pacientes y realizamos más de 50.000 trasplantes capilares. Con la nueva llegada del robot y la automatización del trasplante los pacientes perdieron el miedo”.

 

Según el especialista, más allá de la disponibilidad esta tecnología, es muy importante realizar una consulta previa para identificar el tratamiento ideal para cada caso, ya que hay distintas etapas y posibilidades de tratamientos preventivos como la mesoterapia o drogas efectivas como el Finasteride. "Hay posibilidades de prevención, de mantenimiento y de recuperación que son los trasplantes que hoy cuentan con esta tecnología robotizada", sintetiza Lusicic.

La efectividad de los microtrasplantes de Artas se ven a partir de varios meses de crecimiento natural de las raíces.

La mayor preocupación

Sin dudas los hombres también tienen importantes complejos con su aspecto, que se acrecientan a medida que pasa el tiempo. Hair Recovery realizó un estudio de mercado para ver cuáles son los principales temas que afectan a los hombres. "Los dos primeros temas que surgieron fueron los kilos de más y la caída del cabello. Cuando preguntamos en esta población cuál era el problema que más los preocupaba de estos dos ganó ampliamente la caída del cabello". Según el Dr. Lusicic esto se debe a que los kilos de más pueden tratarse individualmente mediante la dieta o ejercicio, mientras que para enfrentar la caída del cabello muchas veces parece no haber salida.

Esta concepción es errónea ya que los tratamientos pueden iniciarse con los primeros signos de caída o debilidad: "No es necesario que el paciente espere a estar calvo para hacerse un trasplante. Si es un paciente que empieza con los primeros síntomas de áreas despobladas se puede realizar un tratamiento para repoblar esa zona".

Son numerosas las ventajas de este novedoso sistema de extracción y trasplante.

Además, estos trasplantes de última generación, que se hacen utilizando sólo la raíz del pelo saludable y sin dejar cicatrices, no se limitan meramente a la cabeza. El fundador de Hair Recovery explica la gran cantidad de posibilidades que el robot Artas permite a la hora de solucionar pedidos específicos de cada paciente: "Se pueden repoblar áreas como la barba o las cejas afectadas por quemaduras o cicatrices, al igual que casos de labio leporino".

Artas Hair Studio

Otra de las características de punta del robot Artas es su trabajo con fotografías 3D a través de las cuales puede realizarse una simulación de todas las posibilidades de trasplante que tiene cada paciente, de distintas zonas a repoblar, cantidad de raíces a trasplantar y hasta formas posibles de peinados. "Una vez que hemos planificado el procedimiento, el robot toma estas imágenes exactas y puede respetar la dirección e inclinación pelo por pelo y realizar esta tarea repetitiva sin ningún tipo de cansancio y reduciendo notablemente el tiempo del procedimiento".

Así es el software que permite elegir y planificar la manera en la que se verá el paciente cuando crezca el pelo trasplantado.

"Hoy hay muchas opciones, creo que una consulta personal con un especialista es muy importante para poder individualizar cada y encontrar la propuesta más adecuada", concluye Lusicic.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *