Browse By

Loading...

Tiene 98 años y se mudó a una residencia para cuidar a su hijo de 80

"No importa la edad, nunca dejas de ser madre", asegura con una lucidez que asombra Ada Keating, a los 98 años. ¡Y lo dice en serio! Es que esta anciana de avanzada edad se ha mudado a una residencia de Liverpool para cuidar de su hijo Tom, de 80 años. Según detalla La Vanguardia, Tom necesita cuidados especiales y mucha atención y ella ya no se los podía dar en casa.

Primero ingresó él, pero Ada no aguantó en casa sola y, como madre e hijo son inseparables, ella también se mudó.

"Todos los días voy a la habitación de Tom a darle los buenos días y las buenas noches. Cuando salgo a la peluquería, él está pendiente de mi regreso y cuando vuelvo me recibe siempre con los brazos abiertos para darme un abrazo. No importa la edad, nunca dejas de ser mamá", insiste Ada.

La mujer enviudó hace muchos años y Tom nunca se casó, así que se tienen el uno al otro. "Estoy feliz de ver a mi madre todos los días ahora que ella vive aquí. Ella es muy buena cuidando de mí", cuenta Tom agradecido.

LEA MÁS:

Las 7 incoherencias que siembran dudas sobre el relato de las mujeres que sobrevivieron cinco meses a la deriva en el Pacífico

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *