Browse By

Loading...

Uruguay, decepcionado con Venezuela porque no aceptó el diálogo propuesto por el Mercosur

El canciller de Uruguay

Finalmente, Uruguay dio a conocer un comunicado de prensa expresando su posición frente al llamado a una Asamblea Constituyente en Venezuela donde rechazó el "clima de violencia" que vive ese país y exhortando al gobierno de Nicolás Maduro a "establecer un canal de entendimiento y diálogo con la sociedad y el pleno respeto de los derechos humanos antes que iniciar el proceso para la redacción de una nueva constitución.

Por otro lado, expresó su "decepción" porque el gobierno venezolano no haya aceptado las propuestas que el Mercosur" realizó en el sentido de establecer un mecanismo de diálogo regional y equilibrado que incluya a las partes en conflicto.

Esta sería la antesala para sumarse a la propuesta de Argentina, Brasil y Paraguay para que se ponga en marcha el Protocolo de Ushuaia y se establezca la llamada "cláusula democrática", que determina la exclusión del bloque del país miembro que haya quebrado el orden democrático.

El canciller uruguayo, Rodolfo Nin Nova,  brindó hoy una conferencia de prensa donde leyó el comunicado que lamenta "con profundo dolor" la pérdida de vidas humanas que se han producido en los últimos meses y  que explica que el gobierno del vecino país "ha mantenido con firmeza el rumbo recomendado por la prudencia, la moderación y el escrupuloso respeto de la legalidad internacional aún a costa de las críticas".

Por cierto, la posición uruguaya es notablemente más conciliadora con el gobierno venezolano que la del resto de los miembros del Mercosur, Argentina entre ellos, que directamente desconocieron las elecciones celebradas el domingo.

"Uruguay está traicionando su misma tradición democrática en materia de relaciones exteriores", dijo a Infobae Claudio Paolillo, director del prestigioso semanario Búsqueda, muy crítico con el gobierno de su país por la tibieza que manifestó frente a "la banda de psicópatas asesinos que manda en Venezuela", como puso ayer en su cuenta de twitter.

La explicación de semejante tibieza habría que buscarla no solo en los vínculos entre el Frente Amplio y el gobierno bolivariano, donde hubo infinitos negocios que hoy están sospechados, sino en la particular composición de la mesa nacional de la alianza gobernante, cuyo 50% de los integrantes son del Partido Comunista o aliados, aunque sus candidatos solo obtuvieron el 3%.

El presidente Tabaré Vazquez, el canciller Nin Novoa, y el ministro de Hacienda, Danilo Pastori, forman parte de una izquierda moderada y no estarían cómodos con la posición uruguaya hasta ahora, que no deja bien parada la imagen de Uruguay en el mundo. Hasta ahora, sin embargo, habrían preferido no confrontar con el sector más radicalizado del Frente Amplio.

También la dirigencia sindical uruguaya avala enfáticamente el proceso venezolano, al punto que los dirigentes Daniel Diverio, Ricardo Cajigas y Héctor Castellano, de la central PIT-CNT, viajaron a Caracas invitados por la Central Bolivariana de Trabajadores. En diálogo con el diario El Observador, de Montevideo, los sindicalistas dijeron que "después de visitar cinco centros de votación en tres barrios distintos, vimos que la jornada transcurrió con mucha tranquilidad y con un buen nivel de votación". "No vimos ningún enfrentamiento entre policías y militantes de la oposición", dijeron.